domingo, 16 de septiembre de 2012

Unilever: Paul Polman - Hay 160 millones de oportunidades en nuevas ventas

Cada día hay 2000 millones de consumidores que escogen algún producto de Unilever. En tanto, 160 millones de personas salen de la pobreza cada año para alcanzar niveles básicos de bienestar y calidad de vida que significan acceder al jabón, té o shampoo. Para el sueño uruguayo, que tiene su realización en la seguridad del empleo, el auto, el techo propio, y la casa de playa, el gigante que fabrica productos de consumo masivo con presencia en 190 países presenta un panorama con distintas realidades y no pocas inquietudes.

En los próximos diez años el presidente global y CEO de Unilever, Paul Polman, pronostica un mayor crecimiento de las economías de los países en desarrollo. “El 75% de nuestro crecimiento se encuentra en los países en desarrollo, mientras que el 56% de nuestro negocio actualmente está en los países en desarrollo, que van a significar el 75% de nuestra actividad para el 2020”, sostuvo Polman, quien proyecta duplicar los ingresos de Unilever a diez años, cimentada a partir de un crecimiento explosivo del número de personas que pueden acceden a niveles básicos de bienestar.

Sin embargo, el CEO de Unilever señala el fin de la era de la abundancia económica y la falta de liderazgo político a nivel mundial. “Para los políticos, es cada vez más difícil ser reelegido. El 65% no es reelegido; por primera vez en la historia es mayor el número de políticos que no es confirmado en las elecciones. Mientras tanto, los retos crecen. Ahí está el tema del cambio climático, el calentamiento global, la falta de alimentos y la suba de precios”, reflexionó Polman.

En diálogo con G&N en su visita a Uruguay, el CEO de Unilever analiza el mundo que cambia a velocidad de vértigo, la capacidad de Unilever para reinventarse una vez y otra también, el innovador desarrollo de un shampoo que se utiliza sin agua, así como los tres nuevos paradigmas a futuro.

-¿El mundo en desarrollo es la locomotora de Unilever?

-En realidad son varias locomotoras (risas). El 75% de nuestro crecimiento se encuentra en los países en desarrollo, mientras que el 56% de nuestro negocio actualmente se encuentra en los países en desarrollo, que van a significar el 75% de nuestra actividad para el 2020. Hace más de cien años que tenemos actividad en los países emergentes. Es una historia muy larga. Estamos en China desde 1903 y en India a partir del año 1898. En Uruguay, llegamos en 1945. En ese crecimiento del 75%, el mayor impulso de las ventas estuvo en las líneas de productos de cuidado personal. Aquellos que dejan la pobreza, una vez que tiene disponibilidad de dinero, lo primero que compran son jabón o shampoo. El desarrollo de nuevos mercados es otra de las locomotoras de nuestra compañía.

HACIA AÑOS HISTÓRICOS

-En los países emergentes se encuentran los nuevos clientes.

-Sí, cada año, hay 160 millones de personas que dejan la pobreza para ingresar a la clase media. En poco tiempo, vamos a tener 2000 millones de personas que van a ingresar al mundo de la clase media, y van a demandar productos. Es una oportunidad enorme. En los últimos tres años, registramos un fuerte crecimiento, esto es, 12.000 millones de euros adicionales, y tenemos un objetivo muy claro. En nuestra estimación, esperamos duplicar nuestro negocio en los próximos años. En el mundo de hoy, se maneja expectativas y se deja de lado la realidad. Nosotros queremos estar atentos a la realidad por encima de las expectativas. Pero en 10 años podemos duplicar la actividad, con un crecimiento anual entre el 6 y 7 por ciento. Así nos podemos encontrar con una empresa que avanza en diez años más que en toda su historia.

-Son todas cifras grandes y suenan enormes, pero que deberían ir de la mano de una responsabilidad y compromiso de Unilever con la sociedad, el ambiente y las instituciones.

-Es así, no podemos seguir y avanzar sin tomar responsabilidades. Es preciso resolver algunas dificultades que tiene hoy el mundo. La mayoría de las empresas que están en el mundo se preguntan cómo puedo utilizar o participar de la economía, la coyuntura o el ambiente para disfrutar de mi empresa. Nosotros hemos cambiado, para enfocar distinto nuestro modelo de negocios: cómo podemos dar al ambiente, a la sociedad para luego tener nosotros éxito. Hemos reemplazado la palabra participar por la palabra dar en nuestra visión empresarial. De este modo, hemos establecido 50 objetivos muy claros, a su vez reunidos en tres grandes metas para crear un futro mejorar.

-¿Cuáles son esas metas que ubican a la responsabilidad social empresarial como Norte de la organización?

-Hay que disociar todo crecimiento a la total destrucción de materias primas. Es preciso ir hacia una agricultura sostenible, inclusive involucramos a cientos de miles de campesinos que trabajan con nosotros en todo el mundo. Y lograr que mil millones de personas dejen los niveles de pobreza para alcanzar niveles de bienestar en los próximos años. Esto tiene un alto impacto en nuestra empresa: 2.000 millones de veces al día, alguien, en algún lugar del mundo, utiliza una marca de Unilever. Nuestros productos hacen pequeñas, pero importantes diferencias a la calidad de vida diaria de las personas, a través del uso del jabón, el shampoo y el té.

BIENESTAR EN CADENA

-¿Cuál es el plan de sustentabilidad de Unilever para el 2020?

-En el ADN de nuestra empresa, ayudaremos a miles de millones de personas a tomar acciones para mejorar su salud y bienestar, además de separar nuestro crecimiento de nuestro impacto ambiental, logrando reducciones absolutas a través del ciclo de vida de nuestros productos. Nuestro objetivo para el 2020 es reducir a la mitad el impacto ambiental que provoca la fabricación y uso de nuestros productos. Con nuestra actividad, mejoraremos las comunidades de cientos de miles de personas en nuestra cadena de abastecimiento.

-¿Pasar de la hoja de papel a la acción no parece nada fácil, sobre todo que hay un tejido de Estados, gobiernos, instituciones y organismos?

-No es una tarea fácil. Para alcanzar los resultados trazados, debemos trabajar en conjunto con los gobiernos, las ONG, los proveedores, entre otros, para presentarles los grandes desafíos a los que todos nos enfrentamos. Sólo tendremos éxito si inspiramos a miles de millones de personas alrededor del mundo a llevar a cabo pequeñas acciones diarias, que agregan una gran diferencia y que nos permitirán a todos vivir de manera más sustentable.

CAMBIO Y ELECCIONES

-En un mundo en crisis, parece difícil de cumplir las expectativas.

-Es verdad que vivimos en un mundo difícil ante las dificultades que existen en Europa y Estados Unidos. Hoy los gobiernos están más concentrados en sus problemas nacionales. El 60% del Producto Interno Bruto (PIB) a nivel mundial, actualmente se encuentra en cambios y elecciones. Ahí están Estados Unidos, Rusia, Francia, así como China. Para los políticos, es cada vez más difícil ser reelegido. El 65% no es reelegido; por primera vez en la historia es mayor el número de políticos que no es confirmado en las elecciones. Mientras tanto, los retos crecen. Ahí está el tema del cambio climático, el calentamiento global, la falta de alimentos y también la suba de precios de los alimentos. Y es ahí cuando hemos decidido nuestra mayor participación en los desafíos globales para tratar de resolver juntos estos retos. Es claro que los gobiernos solos no pueden hacerlo y solo nosotros tampoco. Hemos crecido mucho en todo el mundo y hemos mejorada las posibilidades de muchas personas, pero el sistema aún tiene muchas faltas. Y si nosotros participamos podemos contribuir en resolver algunas dificultades en beneficio de todos. Por ejemplo, hay que tomar en cuenta que los pobres gastan el 80% de sus ingresos en alimentación, de modo que un aumento del precio de los alimentos tiene un impacto negativo.

LA HISTORIA DE BOMBAY

-La lista es larga en los proyectos sustentables que participa Unilever. Cada acción seguro que está atada a un plan de inversiones, que comienza en el laboratorio para el desarrollo de productos innovadores. ¿Cómo se llega al desarrollo de un shampoo que se utiliza sin agua o el desarrollo de energía a partir de los envases?

-Tengo confianza en doblar nuestro negocio, porque nuestro plan maestro fuerza a toda nuestra organización a estar más cerca de la realidad, dela comunidad. Porejemplo, vamos a tomar el caso de Europa y, sobre todo al Sur, donde la gente tiene menos ingresos. Si hay productos de Unilever que utilizan menos agua y requieren para el lavado de la ropa temperaturas más bajas, es claro que vamos a contribuir en el ahorro de dinero de muchas familias. Es cierto que nuestra acción puede tener lecturas diferentes en cada país, pero hace unas semanas estuve en India, donde hablé con una mujer muy pobre que vivía en un pueblo cerca de Bombay, que me marcó su elección entre el pelo o la ropa, porque no hay agua suficiente para realizar las dos tareas. De modo que si nosotros podemos desarrollar productos que demandan menos consumo de agua, esa señora va a poder realizar las dos cosas y nosotros vamos a poder vender más. Hay que estar cerca de los problemas cotidianos de la realidad, y aportar soluciones.

HOGARES MÁS FELICES

-Hay una necesidad social, una solución empresarial y todavía el negocio cierra sus números. ¿Es real? Le pregunto porque en Uruguay sin la presencia del Estado parece todo más difícil.

-Mire, en más de 6 millones de hogares en todo el mundo carece de acceso a agua limpia. El 80% de las enfermedades en países en vías de desarrollo son a causa del consumo de agua no potable. Y sin agua no pueden utilizar nuestros productos, porque no pueden ni lavarse las manos. Así hemos desarrollo el purificador de hogar Pureit, que mata los virus y bacterias, y además remueve los parásitos e impurezas para brindar agua segura. Hoy es un negocio de 100 millones de euros gracias a resolver un problema que existe. Nuestro objetivo es alcanzar 500 millones de personas para 2020, así vamos a tener hogares más felices y nuestra actividad también va a mejorar.

-En todos estos años, Unilever se ha reinventado una vez y otra también. Una capacidad de adaptación al cambio casi única.

-Es verdad. Hay que cambiar. El problema global que nos encontramos es que los políticos y las instituciones internacionales no han cambiado a la velocidad que ha cambiado el mundo. Hoy los gobiernos tienen dificultades para explicar a los ciudadanos los cambios, a pesar que lo votan para ello. Y nosotros, como empresas, tenemos que tomar esa posición para explicar y dar respuestas a los cambios. Por ejemplo, en India hemos lanzado un jabón que está funcionando muy bien, ya que desinfecta en apenas 10 segundos, cuando un buen lavado de manos promedio lleva 30 segundos con agua. Hacemos el mismo trabajo, en menos tiempo y preservando el recurso natural agua, que es un derecho humano esencial, tal como ha declarado Naciones Unidas.

LOS PRÓXIMOS CAMBIOS

-Para una empresa que tiene presencia en 190 países, es una pregunta fácil: ¿hacia dónde va el mundo?

-Hay tres grandes tendencias. Primero: el mundo cambia más rápido que la gente, y el mundo tiene dificultades parala adaptación. Perohay que tener claro que es un mundo de posibilidades, may muchas personas en todo el mundo que precisa elevar su calidad de vida. No es una crisis, es una oportunidad. En los próximos diez años, se van a registrar cambios importantes, a partir del cambio en la esfera del poder. Estados Unidos cada vez hace más foco en su país y toma cada vez menos un rol internacional en establecer reglas de juego. Por su parte, China e India son países en desarrollo, por tanto no están preparados para ocupar esa posición. Esto se puede observar en todas las cumbres internacionales, donde no se ha decidido nada más allá de las declaraciones…

-El G8 ahora es el G20. ¿Falta liderazgo?

-Cada vez son las grandes empresas que tienen la oportunidad de tomar una responsabilidad para actuar junto a los políticos en la búsqueda de alternativas a los distintos desafíos. En el pasado, seguíamos a los políticos; ahora hay que trabajar juntos para resolver los distintos temas.

-¿Segunda tendencia mundial?

-La digitalización dela población. EnPerú, el 40% de la población ya está conectada a Internet, mientras que en China hay 400 millones de personas con conexión, que es más que en Europa. A todo esto hay que tener en cuenta que en los países en desarrollo el 50% de la población tiene menos de 25 años, y van a ser una fuerza importante de cambio en los próximos diez años. Los jóvenes de hoy en los países en desarrollo no van a aceptar los “problemas heredados” y a la vez van a ser el 100% de la población del futuro, que va gozar de mayor poder de decisión.

EL SUEÑO AMERICANO

-¿Cuál es el último factor de cambio?

-Es el más importante: el fin de la era dela abundancia. Vivimosen un mundo donde no hay límites y utilizamos más recursos de los que el mundo puede generar.La organización WWF (World Wide Fund for Nature) estimó que en unos pocos años unas 2.000 millones de personas van a subir su calidad de vida, de modo que van a demandar más productos y servicios. Actualmente se utiliza 1,3 mundos para producir. Y hoy no tenemos 1,3 mundos y mucho menos en el futuro para dar respuesta esa cantidad de millones de personas que van a ganar en calidad de vida.

No hay comentarios: